Dr. Gerardo Vitale Profesionalismo, responsabilidad y dedicación

Categoría - Manchas

Manchas y envejecimiento

27 febrero, 2018 - Manchas

Manchas y envejecimiento

A medida que vamos envejeciendo, en nuestra piel también ocurren cambios; los cuales podemos apreciar a simple vista; tales como: resequedad, manchas, arrugas y flacidez.

Causas más frecuentes en el desarrollo del envejecimiento facial

  1. Constitución  genética
  2. Daño solar o Fotodaño -es una de la más importante-
  3. Consumo de cigarrillos
  4. Contaminantes ambientales
  5. Stress
  6. Hábitos nutricionales inadecuados, etc.

Piel envejecida y cambios anatómicos

  • A nivel de la capa dérmica las fibras elásticas y de colágeno se alteran y se degradan, originando en forma inicial los pliegues faciales o arrugas, como ejemplo: las patas de gallo, arrugas nasogenianas. Ver figuras 1, 2 y 3
  • Pérdida de la lubricación y grosor de la epidermis
  • Pérdida de tejido blando (tejido subcutáneo)
  • Pérdida del grosor de los huesos faciales
  • Redistribución de la grasa facial
  • Alteración en la pigmentación
  • Poros abiertos
  • Aparición de lentigos

Clasificación de  Fitzpatrick

Médicamente, para tratar el envejecimiento y las manchas faciales se debe evaluar el fototipo de piel de cada paciente (ver Tabla 1- Clasificación de Fitzpatrick), su genética, la condición de la piel, los hábitos del paciente, los productos que utiliza, etc.; todo esto es indispensable tenerlo presente para realizar un buen diagnóstico clínico y basado en ello; elaborar un plan de tratamiento, acorde a cada paciente; para así obtener un excelente resultado.

Fototipo I Personas de piel muy pálida, generalmente pelirrojos, con una piel que casi siempre se quema, apenas se broncea y que suelen sufrir reacciones fotoalérgicas al exponerse de forma prolongada a la luz solar directa.
Fototipo II Personas de piel blanca, sensible y delicada, en general de cabellos rubios o claros. Al igual que las de Fototipo I, apenas se broncean, con reacciones fotoalérgicas en caso de exposición prolongada al sol.
Fototipo III Es el Fototipo más común entre los europeos, correspondiendo a personas con cabellos castaños y pieles intermedias, que enrojecen primero y se broncean después de su exposición al sol.
Fototipo IV Pertenece a las personas de cabellos oscuros o negros, de pieles oscuras que se broncean con rapidez al exponerse al sol directo.
Fototipo V Personas cuya piel es más morena que la del Fototipo IV.
Fototipo VI Personas de piel muy oscura (tradicionalmente denominada “piel negra”).

Las modalidades de tratamientos para el rejuvenecimiento facial

  1. Tratamientos quirúrgicos o invasivos.
  2. Tratamientos No quirúrgicos – no invasivos: como ejemplo de algunas técnicas médicas a utilizar en esta modalidad de tratamientos, podemos mencionar: Peelings Químicos, Peeling Ultrasónico, Microdermoabrasión, Radiofrecuencia, Ultrasonido, Luz Intensa Pulsada, Fototerapia, Plasma Rico en Plaquetas, Electroporación, Ozono Terapia, Láseres, etc., como  ejemplo de éstos tenemos, CO2 fraccionado, ND: YAG, etc.

En el Centro Dr.Vitale contamos con todos las modalidades de tratamientos no quirúrgicos – no invasivos.

Casos clínicos tratados  en el  centro:

Caso Número 1: Paciente de 32 años con melasma facial de evolución crónica. Quien se había realizado múltiples tratamientos previos, sin resultado satisfactorio.

Caso Número 2: Paciente de 42 años, con melasma. Quien se había realizado diversos tratamientos previos  sin presentar mejoría clínica.

Caso Número 3: Paciente de 50 años, fumadora crónica, con severo envejecimiento facial dado por; aspecto cansado, sin brillo, manchas, poros abiertos, flacidez, pérdida de grasa, múltiples arrugas. Quien se había realizado diversos tratamientos previos  sin presentar mejoría clínica.

Caso Número 4: Envejecimiento facial en paciente de 62 años, quien presentaba marcada caída de párpados y arrugas “patas de gallo”.

Caso Número 5: Envejecimiento facial en paciente de 65 años, quien se había realizado diversos tratamientos previos; sin presentar mejoría clínica.

Caso Número 6: Paciente femenino de 69 años, con lentigos seniles en extremidades superiores.

Caso Número 7: Paciente femenina con exposición solar severa y crónica, presentó manchas, arrugas, hiperqueratosis y eritema severo en cara.

Caso Número 8: Paciente de 48 años, con melasma, quien  fue sometida a tratamientos previos sin resultado.

El Centro Dr. Vitale, pone a su disposición múltiples tratamientos No quirúrgicos, No invasivos; con equipamiento médico de última tecnología, brindándoles protocolos personalizados, sin alterar sus actividades cotidianas ya que no requieren reposo.

Manchas y dermatitis de contacto

19 febrero, 2018 - Manchas

Dermatitis Alérgica de contacto

Es originada por sustancias químicas que al tener contacto con la piel, causa el cuadro clínico y las subsiguientes complicaciones. Entre algunas sustancias químicas como ejemplo podemos citar; los antígenos de plantas (hiedra venenosa), tintes de pelo, cosméticos, guantes de látex, perfumes, níquel, etc.

Las manifestaciones clínicas en la piel son; Urticaria, Eritema o enrojecimiento local, exudado, prurito, edema y posterior pigmentación  según el área afectada y fototipo de piel.

Inicialmente hay un contacto periódico o continuo con el químico causante (o alérgeno) pero no hay respuesta inmediata en la piel (no hay síntomas clínicos), hasta que el alérgeno penetre la piel.

Esta reacción ocurre en la piel, estimulando células como los queratinocitos, células de Langerhans, células detríticas dermales, posteriormente; llegan  a los ganglios linfáticos estimulando las células T, las cuales se convierten en células T activadas y de memoria.  Si ocurre una nueva exposición  al alérgeno,  el sistema inmune que ya está sensibilizado a esa sustancia, libera sustancias proinflamatorias como interleucinas (IL) -6, IL-8, IL-17 y factor de necrosis tumoral (TNF) – α, etc. originando el cuadro clínico.

Generalmente, no se presentará una reacción a la sustancia cuando se exponga por primera vez a ésta; solamente se desarrollará una reacción tras futuras exposiciones.

La dermatitis de contacto por cosméticos es la más frecuente, con un gran impacto en la calidad de vida del paciente que lo padece; así como importante coste en su tratamiento.

Entre algunos de los productos que causan la dermatitis alérgica de contacto tenemos:

  1. Productos de higiene
  2. Productos de hidratación cutánea
  3. Productos cosméticos con fragancias
  4. Tintes capilares
  5. Otros: ciertos ingredientes naturales

A continuación presentamos algunos casos clínicos de dermatitis alérgica de contacto, tratados en el Centro Dr. Vitale:

Caso número 1:

Paciente femenina, quien a las 48 horas posteriores al uso de maquillaje facial presenta, ardor, eritema e Hiperpigmentación facial.

Caso número 2:

Paciente quien a las 72 horas posteriores al uso de crema hidratante facial presenta eritema, manchas y ardor en cara.

Caso número 3:

Paciente quien 2 días posteriores al uso de crema exfoliante presenta ardor, dolor, enrojecimiento y pigmentación en zonas expuestas.

Caso Número 4:

Paciente con melasma que luego de 2 días de la aplicación de cremas despigmentante presentó eritema severo, dolor y ardor facial.

Caso Número 5:

Paciente quien a las 48 horas posteriores a la aplicación de tratamiento capilar (baño de Queratina en el pelo), presenta lesiones inflamatorias, dolor  y ardor en región frontal.

Dermatitis por factores irritantes

Es  la  más común, no es una alergia y puede ser causada por el contacto con sustancias tóxicas como son, ácido de batería, y sustancias alcalinas como blanqueadores, jabones, disolventes, etc. La reacción es rápida, produciendo inmediatamente una lesión local irritante, roja, inflamada similar a una quemadura.

Caso número 6:

Paciente quien en forma inmediata posterior al uso de sandalias nuevas, presenta ardor, dolor y manchas en  ambos pies.

 

Referencias

  1. Jump up^Erkes, Dan; Selvan, Senthamil. “Hipersensibilidad de contacto inducida por haptenos, reacciones autoinmunes y regresión tumoral: verosimilitud de la inmunidad antitumoral mediadora” . Revista de Investigación de Inmunología . Hindawi . Consultado el 21 de abril de 2017 
  1. R. White,A.C. de Groot
  2. Cosmetic and skin care products Contact dermatitis, 4th ed., pp. 493-50  Laguna,J. de la Cuadra,B. Martín-González,V. Zaragoza,L. Martínez-Casimiro,V. Alegre
  3. Dermatitis alérgica de contacto por cosméticos Actas Dermosifiliogr, 100 (2009), pp. 53-60  Lindberg,M. Tammela,A. Boström,T. Fischer,A. Inerot,K. Sundberg
  4. Are adverse skin reactions to cosmetics underestimated in the clinical assessment of contact dermatitis? A prospective study among 1,075 patients attending Swedish patch test clinic Acta Derm Venereol, 84 (2004), pp. 291-295 B. Berne,M. Tammela,G. Färm,A. Inerot,M. Lindberg
  5. Can the reporting of adverse skin reactions to cosmetics be improved? A prospective clinical study using a structured protocol Contact Dermatitis, 58 (2008), pp. 223-227 http://dx.doi.org/10.1111/j.1600-0536.2007.01309.x
  6. Conde-Salazar,J. de La Cuadra,A. Alomar,A. García-Pérez,B. García-Bravo,J.M. Giménez Cama-Rasa
  7. Incidencia de sensibilizaciones por cosméticos (GEIDC-1991) Actas Dermosifiliogr, 83 (1992), pp. 383-386 A.C. De Groot,D.P. Bruynzeel,J.D. Bos,H.L. van der Meeren,T. van Joost,B.A. Jagtman
  8. The allergens in cosmetics Arch Dermatol, 124 (1988), pp. 1525-1529  M. Adams,H.I. Maibach
  9. A five-year study of cosmetics reactions J Am Acad Dermatol, 13 (1985), pp. 1062-1069 W. Boonchai,R. Desomchoke,P. Iamtharachai
  10. Trend of contact allergy to cosmetics ingredients in Thais over a period of 10 years Contact Dermatitis, 65 (2011), pp. 311-316  http://dx.doi.org/10.1111/j.1600-0536.2011.01978.x De Groot
  11. Fatal attractiveness: The shady side of cosmetic Clin Dermatol, 16 (1998), pp. 167-179 I. Orton,J.D. Wilkinson
  12. Cosmetic allergy: Incidence, diagnosis and managemen Am J Clin Dermatol, 5 (2004), pp. 327-337 L. Kohl,A. Blondeel,M. Song
  13. Allergic contact dermatitis from cosmetics. Retrospective analysis of 819 patch-tested patients Dermatology, 204 (2002), pp. 334-337 http://dx.doi.org/63379